“No tengo sitio en casa”

Es la excusa más usada y más escuchada para no reciclar en casa.

La solución: organización.

Gestionar bien nuestros residuos es el primer paso para encontrar la sostenibilidad.
Para que un residuo se pueda reciclar correctamente y convertirse en materia prima es básico la separación en origen.
A vertedero sólo deberíamos enviar lo que no se puede reciclar en nuestra zona (no en todas localidades/países hay instalaciones preparadas para reciclar y convertir en materia prima todos los residuos, y a veces, la huella de carbono de enviar a cientos de kilómetros un residuo para reciclar contamina más que enviarlo a vertedero).

Muchas veces hemos oído como la gente utiliza el pretexto de su falta de espacio en casa para poner “otro cubo más”, para no separar para reciclar.

Se puede tener el hogar ordenado y preparado para poder separar para reciclar todos nuestros residuos.

Encima del zapatero tenemos colocadas de manera ordenada cuatro cajas para separar los pequeños residuos de nuestras campañas de recogida, si no podemos llevarlos al gestor el mismo día.
En la ventana de la cocina colocamos el cubo para basura orgánica de Zaragoza, que aunque en nuestra zona no esté instalado todavía el contenedor marrón para este tipo de recogida, nosotros lo aprovechamos para agrupar las cuatro botellas donde separamos los residuos orgánicos y preparamos el compost. Si tenemos demasiadas botellas nos acercamos a uno de los barrios que si que tienen este contenedor instalado.
Debajo de la mesa de la cocina tenemos  un cubo con dos compartimentos: uno para envases destinados al contenedor amarillo y el otro lo destinamos a los residuos de papel y cartón.(El pedal es verde pero nosotros sabemos que ese compartimento es para el papel 😉 ).
En el armario de debajo del fregadero de la cocina colocamos el mini iglú de Ecovidrio para envases de vidrio. Nosotros prácticamente no generamos residuos de vidrio, por lo que colocarlo aquí es donde menos nos "molesta".
En el aparador de la entrada de casa, tenemos nuestro Recopilador adoptado gratis de la página de Ecopilas. 

Los pequeños plásticos los vamos depositando dentro de una botella PET. Sería como formar un ecoladrillo, pero aquí en España, al menos en nuestra zona tienen utilidad todavía los ecoladrillos. Pero al menos, llenando la botella de pequeños plásticos, sabemos que esos plásticos no terminarán volados por el viento acabando en alguna zona de naturaleza, o en cualquier alcantarilla, y de ahí a un río y al mar.

(Todavía se puede tener más separaciones teniendo el hogar ordenado. Así que este post, CONTINUARÁ … 😀 )