No hay excusa para tirar las colillas al suelo.

Los envases tipo brik son muy difíciles de reciclar, pero no imposible si se separan y gestionan correctamente.


Pero también se les puede dar un nuevo uso, creando nuevos productos con una pequeña manualidad.