La colilla que tú tiras al suelo tiene más vidas que un gato, y ninguna buena.


No te voy a intentar convencer de que no fumes. Pero si de que si fumas no tires las colillas al suelo.