El plástico que une los paquetes de latas de bebida es plástico, por lo tanto es material reciclable y parte de un envase, con lo que tiene que ir al contenedor amarillo para su correcto tratamiento como residuo recuperable. 

 
Depositarlo en el contenedor amarillo está muy bien, pues lo introducimos en la cadena de reciclaje. Pero podemos dar un paso más allá ayudando al medio ambiente. Podemos cortarlo y evitar que se convierta en una soga.

 

Estos plásticos pesan poco con lo que el aire los puede transportar a cualquier sitio, por ejemplo el mar o el océano. Un animal, en el caso de la foto una tortuga, puede quedar atrapado en el ocasionándole graves problemas de salud, por la presión que tienen los órganos en durante su crecimiento.
  

 Yo los depositó en el contenedor amarillo, pero antes corto con unas tijeras todas las uniones que hay, hasta las más pequeñas, para que nada se pueda quedar enganchado en el.

 

Anuncios